Blog_Banner

¿Ser o no ser amable con el usuario?

por Araceli García

miniatura-amable-con-el-usuario-noviembre

Como diseñadores de experiencias de usuario, a menudo nos encontramos con el dilema de qué tan educados debemos ser con el usuario al momento de darle instrucciones para que resuelva una tarea determinada. 

 

Pongamos un ejemplo: Suponiendo que estamos diseñando la sección de pago de un ecommerce y elegimos la opción de ser lo más amables posible, escribiríamos algo parecido a esto: “Por favor selecciona un método de pago para realizar tu compra”, sin embargo, al ser un texto demasiado largo, el usuario tardaría más tiempo en concretar la tarea o simplemente no leería la instrucción y acabaría frustrado al no poder realizar su compra. Por lo tanto en estos casos, lo ideal será optar por textos reducidos que transmitan el mensaje o instrucción de una manera mucho más rápida y clara como “Método de pago”.

 

El dilema de la excesiva amabilidad

 

Este dilema de amabilidad se presenta en todo momento cuando se está diseñando un sitio web, y aunque creamos que por ser demasiado directos con el usuario, éste termine por llevarse una mala impresión y abandone el sitio, la realidad es que es totalmente lo contrario. Si analizamos a profundidad los sitios que más visitamos ya sea por ocio o para realizar alguna compra, llámense YouTube®, Amazon® o Adidas®; notaremos que éstos irán “directo al grano” y hasta podría decirse que tienden a ser bastante directos y crudos al momento de dar una instrucción dentro de las diferentes secciones de su sitio. A pesar de esta tendencia en su modo de expresión, no podemos negar que gracias a esto, son algunos de los sitios más exitosos en la actualidad.

 

Debemos recordar que las interfaces no son textos que puedan leerse de acuerdo a un orden establecido y por lo tanto basta con un simple vistazo para que un usuario decida si quedarse o marcharse. No olvidemos que ellos simplemente buscan lo que necesitan y cualquier elemento o texto demasiado largo, sólo hace más lenta su búsqueda y esto podría traer como consecuencia, ya sea un carrito abandonado cuando de una tienda en línea se trata, o bien en un sitio que no logra obtener las visitas deseadas. 

 

Finalmente podemos concluir que el éxito de un sitio web dependerá de qué tan rápido el usuario pueda entender su funcionamiento y si éste pueda realizar cualquier tarea con éxito. Para que esto suceda, por muy ilógico que nos parezca, debemos dejar a un lado el exceso de amabilidad y reducir el número de palabras en las instrucciones, de tal modo que éstas puedan ser comprendidas de manera inmediata.

 

En Fábrica de Soluciones RAK contamos con un equipo especializado en desarrollar interfaces intuitivas y amigables para que la experiencia de usuario de cada uno de nuestros clientes sea excepcional y memorable.

Te invitamos a conocer más sobre nuestros servicios de Diseño Digital y UX/UI en https://www.fabricadesoluciones.com/diseno-digital/es